“Tienes un sueño muy ligero”. Una frase tan común como el problema que hay detrás de ello: No conseguir descansar por la noche, algo que impacta notablemente en nuestro ritmo de vida. Si no estamos descansados, rendimos mal, comemos mal y vivimos mal.

Cuando a veces, la solución está en nuestras manos.

A quién no le gustaría tener un piso recién-estrenado en casco urbano. Tener todo a mano y unos restaurantes estupendos nada más bajar de su casa.

El único problema es que pasamos más tiempo en la oficina que de restaurantes y volvemos a casa cansados, arrastrando el estrés del trabajo, nos cuesta conciliar el sueño y nos despertamos mil veces por la noche. Y el ruido de este restaurante tan estupendo debajo de nuestra casa, el ruido del camión de la basura, o el ruido de los coches, no nos ayudan.

Este problema se enfatiza en las viviendas ubicadas cerca de la zona de bares y restaurantes, que suelen ser zonas bastante ruidosas. Así. si tenemos en cuenta la normativa de la mayoría de las Comunidades Autónomas referentes a los comercios de hostelería,  “el aislamiento acústico se deberá proyectar considerando al menos un nivel de 80 decibelios en el caso de restaurantes sin ambientación sonora”, podemos obtener el nivel ruido al que nos enfrentamos: más de 80 decibelios, al menos de jueves a domingo.

El problema es que los médicos nos recomiendan dormir con un promedio de volumen de sonido de unos 30 decibelios.

Por ello, necesitamos mejorar el aislamiento acústico de nuestra vivienda. Existen diversos elementos de obra que afectan al nivel de aislamiento acústico de nuestro hogar pero las ventanas son un elemento clave.

Una vivienda con ventanas de PVC con un buen aislamiento acústico, podría reducir el ruido de la calle unos 47 decibelios

La solución que proponemos a este problema se llama Hermet Triple Silencio: nuestra ventana de PVC estrella para solventar las necesidades acústicas. La combinación de su triple vidrio acústico y su perfil Kommerling 76 con 6 cámaras de aislamiento y triple junta te garantizan una atenuación acústica máxima en tu vivienda.

Y así consiguen reducir el ruido de un restaurante y el ruido exterior de tu vivienda a un nivel donde puedas disfrutar de tranquilas noches de sueño solo con cerrar la ventana.